SOMOS LÁZARO

Somos un grupo de jóvenes profesionales voluntarios, entre 25 y 40 años.

Lázaro surgió en 2006, cuando dos jóvenes de 29 años conmovidos al ver a personas durmiendo en las calles de París, decidieron invitar a varias personas sin hogar a vivir con ellos. Pronto otros jóvenes quisieron compartir su experiencia.

Hoy existen hogares Lázaro en París (gestionados por la Association Pour l´Amitié) y en distintas ciudades de Francia (gestionados por Lazare):

Lázaro Francia es una Asociación sin ánimo de lucro desde el año 2011, consolidada y reconocida en Francia

En 2016, se superaron expectativas:

  • 300 personas vivían en nuestros hogares
  • Lazare gana el Premio La France s’engage. En votación popular entre más de 1.000 proyectos sociales, los franceses eligen a Lazare como su proyecto social favorito. El Presidente de la República Francesa le otorga esta prestigiosa etiqueta de calidad a la innovación social, que él mismo patrocina.
  • Lazare se abre a Europa

“sentimos que teníamos que ofrecer esta forma innovadora de ejercer la caridad a los jóvenes de toda Europa”

8

¿Quienes Somos?

9

Nuestras Creencias

Creemos que si las personas sin hogar necesitan un techo, precisan todavía más de relaciones humanas. Valoramos y agradecemos las acciones concretas de los servicios sociales para luchar contra la exclusión social. Sin embargo, estamos convencidos de que también nosotros tenemos una responsabilidad directa con respecto a nuestros semejantes que viven en situaciones de vulnerabilidad, personas que sufren. Sabemos que podemos ayudarles y queremos hacerlo. Elegimos convivir con ellos, compartiendo con sencillez en el día a día.

8

Los Voluntarios

9

Los Residentes

8

La Vida Cotidiana

En Lázaro nos ponemos al servicio de los demás, queremos vivir relaciones de confianza y de amistad. La organización se fundamenta en cuatro valores: el servicio, la subsidiaridad, la participación y la responsabilidad.

Algunas reglas permiten que las relaciones que se establecen sean respetuosas y justas:

  • No está permitida la tenencia o el consumo de alcohol o las drogas en nuestros hogares. La violencia, ya sea verbal o física está prohibida.
  • Cada residente asume una tarea en el piso (limpieza de la cocina, del baño, compras, contabilidad, etc.)
  • Al menos una vez por semana todos los residentes del piso comparten una cena juntos. Es un momento de amistad en el cual cada uno puede expresarse y ser escuchado.
  • Los gastos derivados del alojamiento y la manutención son asumidos por los residentes. Todas las personas contribuirán con una aportación económica.

ESTRUCTURAS INNOVADORAS

Una experiencia desde 2006, lugares para volver a construirse

Nuestras casas son lugares de fraternidad. Ofrecemos hogares colaborativos, en los que cada persona tiene su habitación individual. La cocina, el salón y el cuarto de baño son comunes.

Acogemos a personas vulnerables, que nos vienen derivados de centros de acogida, pisos tutelados, etc. por asociaciones o fundaciones que han firmado un convenio de colaboración con nosotros. Estas entidades se comprometen a continuar la labor de acompañamiento social apoyando a los residentes en situación de vulnerabilidad en sus trámites administrativos, búsqueda de trabajo, etc.

Los voluntarios residentes compaginan su trabajo y su vida personal para estar presentes y disponibles, compartiendo parte de su tiempo con sus compañeros de piso.

La duración de la estancia de las personas en el piso no se limita a priori. Se adapta tanto a las necesidades individuales como a la capacidad de autonomía de cada uno.